Los autódromos con más muertes de toda la historia

Por Autoproyecto News - 2014/07/11

Los autódromos con más muertes de toda la historia

Los autódromos con más muertes de toda la historia

Las actuales normas de seguridad en los autódromos han evolucionado a tal punto que a menudo olvidamos el verdadero peligro detrás de las carreras automovilísticas. En tiempos pasados, la adrenalina y el riesgo eran compañeros constantes en estas competencias, lo que resultó en numerosos accidentes fatales.

Viajar a velocidades superiores a 185 mph (300 km/h) no es solo una demostración de habilidad y tecnología; es también un desafío constante para los pilotos que deben enfrentar diversos peligros en la pista. En ocasiones, esta combinación de velocidad y riesgo ha culminado en tragedias inesperadas, transformando momentos de diversión en pesadillas irrevocables.

A continuación, te presento una lista de los autódromos que, a lo largo de la historia, han registrado un mayor número de fatalidades:

  1. Isle of Man TT: Reconocido como uno de los circuitos más desafiantes y peligrosos, no solo por su extensión sino también por sus constantes variaciones: cambios de elevación, diversidad en superficies y adaptaciones necesarias debido a los diferentes tramos urbanos. La cifra de muertes en este lugar es realmente alarmante, alcanzando un total de 242 fallecimientos.
  2. Nürburgring: A menudo apodado como "El Infierno Verde", este circuito ha sido el escenario de la muerte de 68 pilotos. La época más sombría tuvo lugar entre abril y septiembre de 1970, donde se registró la pérdida de seis competidores, cuatro de autos y dos de motocicletas.
  3. Indianapolis Motor Speedway: Desde 1909 hasta 2013, esta pista ha sido testigo de la muerte de 50 pilotos. El último incidente fatal ocurrió el 22 de octubre de 2003 cuando Tony Renna perdió el control de su vehículo y terminó siendo proyectado por el aire.
  4. Spa-Francorchamps: En este circuito, conocido como uno de los más gratificantes a nivel mundial, han fallecido 48 personas. Dos de las muertes más recordadas sucedieron en 1960 con tan solo 15 minutos de diferencia: Chris Bristow y Alan Stacey. Curiosamente, Bristow fue golpeado fatalmente por un pájaro. La última tragedia en esta pista fue en 2013, cuando Sébastien Clouzeau encontró su fin en una carrera de F3 Classic.
  5. Monza: Con 42 vidas perdidas en total, este autódromo ha visto su cuota de tragedias. La más devastadora tuvo lugar el 9 de septiembre de 1928, cuando Emilio Colchones salió del circuito al mando de su Talbot Darracq, impactando trágicamente a 27 espectadores.

Estos circuitos nos recuerdan la importancia de continuar mejorando las medidas de seguridad en las carreras, no solo para proteger a los pilotos, sino también a los espectadores y al equipo que trabaja incansablemente detrás de escena. La pasión por la velocidad y el automovilismo nunca debe eclipsar la necesidad de salvaguardar la vida humana.

Galería de imágenes